¿Podría Telegram sustituir a Twitter?

¡Feliz 0111 1110 0001!

No quería empezar este primer artículo sin dedicar al menos una línea a desearos un feliz año nuevo de la manera más informal que se me podía ocurrir. Pero tampoco quiero desviar el tema del artículo demasiado.

Twitter, ¿es necesario?

Empecemos por el primero punto: ¿de verdad necesitamos Twitter a día de hoy?

Quiero decir, hace algunos años, aproximadamente por el glorioso 2010, la blogosfera hispanohablante empezó a delegar parte de su trabajo en Twitter, ya que empezaba a ser una poderosa herramienta de difusión y donde podían ser más activos sin penaliazciones, gracias a un maravilloso concepto: microblogging.

En aquel tiempo tenía mucho sentido crearte una cuenta de Twitter, aunque solo fuese para leer. Sin embargo, con el tiempo, dicha blogosfera ha crecido. Mucho. Para bien o para mal, eso no seré yo quien lo juzgue. Y con ello, ha traído jugosas nuevas fuentes de ingresos, como la publicidad a través de tweets y trending topics patrocinados.Todo esto ha hecho que en gran medida, nuestra timeline se vea inundada por una cantidad innecesaria de publicidad, sobretodo si eres usuario de Twitter en Android/iOS, y aún existiendo formas de evitarlo, seguimos usándolo.

La pregunta es, ¿de verdad necesitamos tanto usar Twitter como para tener que pagar ese precio? Al margen de que tener presencia en las redes sociales sea un punto a favor en la marca personal, ¿realmente lo necesitamos? Aunque parezca irónico, si. Al menos si queremos seguir informados. Sigue siendo una excelente fuente de noticias y opiniones, sobretodo si sabes elegir tus fuentes, como diría Ismael Olea.

Otras formas de estar informado

Aunque suene muy abuelo batallitas, yo sigo siendo amigo del feed RSS. Es más, mi rutina mañanera incluye una taza de café mientras leo publicaciones recientes de mis blogs favoritos con Feedly. Este podría ser un buen punto de partida. Sin embargo, volvemos al origen: perdemos la ventaja que supone el microblogging.

Desde hace algún tiempo, muchos blogueros están empezando a usar Telegram para difundir la palabra, como es el caso de Yoyo con Salmorejo Geek, usando para ello los denominados canales de Telegram. Funciona prácticamente como Twitter: envías mensajes cortos y un grupo de personas suscritas a ellos, pueden leerlos, además de recibir la notificación de que has escrito algo. Genial, ¿verdad? Sin la molesta publicidad. Sin el lado negativo de la blogosfera, integrado en Telegram.

Solo tiene un aspecto que no me gusta: cada canal se debe seguir por separado, lo cual está bien si seguimos dos, o tres canales, pero… ¿y si se diese el caso de que leemos, por poner un ejemplo, 40?

Unidos venceremos, separados caeremos.

Si seguimos una cantidad exagerada de canales en Telegram, lo más probable es que se nos acumulen los contenidos para leer. En Feedly, por ejemplo, disponemos de una vista principal con las últimas noticias y temas que la aplicación considera relevantes para nosotros, aunque es algo que viola la privacidad del usuario, pero es un tema del que hablaré más adelante. Igual pasa en Twitter, aunque sin ningún criterio personalizado para mostrarnos el contenido: conforme llega, nos lo saca. ¿No sería genial poder hacer lo mismo con Telegram?

Imaginad por un segundo que Telegram nos permitiese leer todos los canales que seguimos en uno. Que nos permitiese abrir una ventana y tengamos ahí, como si de un chat grupal se tratase, todos los mensajes enviados a diferentes canales, ordenados cronológicamente. De la misma forma que Twitter hace: autor, enlace al canal, y el contenido. Y un marcador de mensajes no leídos. Solamente con esto, ya estaríamos introduciendo el mismo concepto original de Twitter, una red social, en un cliente de mensajería como es Telegram, eliminando la necesidad de dicha red social.

¿Tienes alguna mejora para este artículo?
¡Mándame una pull request!

Comparte este artículo